Alexi Laiho

El legado de Alexi Laiho

Hace unos días nos azotaba violentamente la noticia de que Alexi Laiho, vocalista, guitarrista y fundador de Children Of Bodom, había muerto. Se me ocurren pocas formas peores de comenzar este 2021, y es que el músico finés nos ha marcado a muchos en distintas etapas de nuestra vida. La figura del guitarrista fue de vital importancia para toda una generación de jóvenes amantes del metal, entre los que me incluyo. Sobre todo especialmente a los apegados a géneros como el power metal, con un hambre voraz por descubrir nueva música y nuevos géneros musicales, y a los que bandas como Children of Bodom les abrió de par en par las puertas del metal extremo. Y, sinceramente, creo que su mayor legado como músico fue realmente ese, más allá de su dilatada discografía.

Children of Bodom fue fundada en 1997 en Espoo, Finlandia, y ha llegado a ser una de las agrupaciones más importantes del país escandinavo, especialmente dentro del death metal melódico. Tras más de 20 años de carrera, Laiho nos deja un legado de 10 discos de estudio, desde aquel lejano Something Wild, editado en 1997, hasta «Hexed», último trabajo publicado por CoB con Alexi en sus filas, en 2019.

Si tuvisiésemos que resaltar una de las grandes virtudes del malogrado guitarrista, sería la facilidad con la que mezclaba géneros, a priori, tan distintos, como el metal neoclásico y el death metal.

Ya en sus primeros trabajos y gracias a temas que han pasado a la historia del metal europeo, podemos apreciar la calidad compositiva de Alexi. Clásicos como «Lake Bodom» (Something Wild, 1997) o «Silent Night, Bodom Night» (Hatebreeder, 1999), son claros ejemplos de la influencia del metal neoclásico en la obra del compositor de Espoo.

En trabajos como Follow the Reaper (2000) o especialmente Hate Crew Deathroll (2003), comprobamos cómo el sonido visceral de los primeros álbumes va desapareciendo de forma progresiva hacia un sonido más comercial, depurado, y enfocado a un público más masivo, lo que se agudiza en Are you dead yet (2005). Temas como el que da título al álbum, o la colosal In your face, deja claro que el combo finés se ha especializado en sacar temas de fácil digestión, que entran con facilidad y que llegan a un público más generalista.



Reconozco que de 2008 en adelante, con el lanzamiento de Blooddrunk les perdí bastante la pista, y en cierta parte el interés, probablemente debido a ese giro en lo musical donde abandonaban parcialmente ese primigenio sonido más cercano a un melodeath europeo clásico y enfocándolo a un metal de corte más moderno. De la misma forma, temas como Bed of nails (Sleketons in the closet, 2009), Halo of Blood (Halo of Blood, 2013), o I worship chaos (I worship Chaos, 2015), nos demuestran que sus raíces musicales siguen vigentes en su etapa más moderna, resaltando nuevamente ese sonido cercano al power metal neoclasico en los temas anteriormente citados.

Pero si tengo que elegir un álbum de Children Of Bodom desde el lejano Hatebreeder (mi trabajo favorito de su extensa discografía, y uno de los grandes responsables de que hoy en día ame géneros como el death metal) en adelante, este sería Hexed, el último trabajo de Alexi con el grupo al que vio nacer, crecer y agigantarse hasta ser uno de los combos más importantes del metal escandinavo en las últimas dos décadas. En él encontramos verdaderas joyas musicales, tales como Under grass and clover, o especialmente Soon Departed, un tema tremendamente emotivo, y que a posteriori y teniendo presente este triste desenlace, bien podría entenderse como la crónica de un final anticipado.

Podríamos decir que ahora las 6 cuerdas se quedan un poco más huérfanas, pero al menos tenemos el consuelo de ese material grabado con la nueva formación que fundó tras su salida de CoB, llamada Bodom after midnight, compuesto de 3 temas más un videoclip y, que verá la luz presumiblemente este 2021, ya a título póstumo.

Por todo esto, Children of Bodom te podrá gustar más o menos, pero es absurdo negar lo evidente, y es que Alexi Laiho ha servido de trampolín y de nexo de unión entre géneros como el power o el heavy metal de corte más clásico con sonidos mucho más extremos, principalmente el death metal.

Desde Riff Valley nos sumamos a las muestras de dolor y mandamos nuestras más sinceras condolencias, así como un fuerte abrazo a la familia y amigos de Alexi.

Te has ido pronto, pero tu legado musical quedará para siempre.

X