Raging Speedhorn – Hard to Kill

¡Comenzamos la semana arrancando con una nueva review! Esta vez es el turno de Raging Speedhorn y su nuevo disco “Hard To Kill”, un trabajo muy entretenido y contundente que no defraudará a nadie.

La banda inglesa acumula ya más de 20 años de experiencia y vuelven con un disco sensacional. Su particular estilo lo podemos definir como sludge, seguramente, el género más en forma del metal. Combinan un estilo cercano al hardcore (predominante en sus inicios como banda) mezclado con un sonido un tanto sucio (concebido con dicha intención) y próximo al de bandas como Orange Goblin.

En cualquier caso, el sludge se ha convertido en una amalgama de estilos y se trata de un género muy basto y que no encasilla absolutamente a ninguna banda y su estilo.

En este disco, sobresale la velocidad que imprimen en cada canción, salvando un par de temas, la banda es un auténtico caballo desbocado que invita a correr con él.

Análisis del disco:

Hard To Kill es un disco muy directo y quizás en ello resida su principal virtud. Sin complicarse la vida, la banda ha creado canciones rápidas y con un gancho impresionante. Todos sus riffs tienen un groove muy poderoso que atrapa al oyente.

Las guitarras en este álbum son el gran acierto. Con un estilo simple, rápido y eficaz la banda consigue ritmos muy pegadizos. Abriendo el disco con “Snakebite” la banda hace una declaración de intenciones en toda regla, un inicio más que fulgurante.

El bajo por su parte cuenta con mucha presencia y tiene momentos de protagonismo indiscutibles que preceden a ritmos que acaban explotando magníficamente. “Spitfire” o “Hard To Kill” son un buen ejemplo de lo dicho.

La batería es perfecta, sus ritmos van como anillo al dedo para los riffs de guitarra y aportan más feels a las canciones.

La voz en este álbum es muy rasgada y caracteriza a la banda con un estilo más crudo y contundente del que las guitarras podrían hacernos intuir, quizás con un sonido propio del stoner metal. En “Hammerdown” su cantante despliega toda su voz con unos ritmos que recuerdan al stoner más pesado de los últimos años.

Momento Favorito:

Hammerdown” es mi momento favorito del disco. Con un sonido puro del stoner más pesado, la banda arranca de forma fulgurante y atrapan al oyente con un riff sensacional. El bajo brilla con cada riff y pasando la mitad de la canción la banda hace un increscendo fantástico con un ritmo que hace saltar del asiento a cualquiera. Un tema directo no apto para cardíacos.

Valoración Del Disco:

El disco hacia el final acaba perdiendo esa pegada de ritmos eléctricos, quizás un sabor un tanto amargo para tan buenos temas que en ningún caso empañan la excelente labor de sus miembros.

La novedad de esta banda es el gran equilibrio que han encontrado para sonar al stoner con un estilo tan agresivo. En cambio, la voz rasgada y los ritmos más lentos y pesados del disco se asemejan al hardcore que todavía corre por sus venas.

Brutality” es un single que nos deja las dos caras de la moneda, empezando con un ritmo ágil se convierte en un tema muy diferente al que dio inicio, recordando al hardcore más pesado.

Por otro lado, su estilo es realmente raro y verlo con este éxito es innovador, ojalá podamos disfrutar de esta banda en directo lo más pronto posible.

¿Te ha gustado el disco? Coméntanos tu opinión en redes sociales, ¡te leemos! Nos vemos en la próxima review.

Raging Speedhorn - Hard to Kill
Disco dinámico.Equilibrio entre ritmos rápidos y otros más lentos y pesados.Riffs y ritmos con mucho gancho.
Final un tanto soso para tan buenos temas a lo largo del disco.
9Nota Final
Producción9
Innovación 9
Groove9
X