Pyramaze – Epitaph

Los daneses Pyramaze vuelven con su sexto trabajo, Epitaph, bajo el brazo. Cabe destacar que siguen con el mismo quinteto que nos deleitó en 2017 con su “Contingent” y previamente en 2015 con su aclamado “Disciples of the Sun”. Parecen haber encontrado un line-up más que estable, y es que siempre quedará en el recuerdo aquel lejano 2008 en el que el excepcional Matt Barlow los abandonase tras el lanzamiento del más que destacado “Inmortal”.

Estilo del álbum

Es difícil etiquetar este álbum dentro de un estilo, ya que a lo largo del mismo navegaremos por cortes que van desde una vertiente power metalera clásica a pistas que bien podríamos etiquetarlas de progresivas. De la misma manera, disfrutaremos de composiciones hard/heavys e, incluso en algún momento puntual, de sonidos cercanos al rock melódico o AOR.

Del mismo modo, es digno de mención la producción del trabajo llevada a cabo por el propio Jacob Hansen, el cual es guitarra, bajo y corista del combo danés, además de productor de Volbeat o Amaranthe, entre otros.

Desgranando las canciones

Comenzamos con Epitaph, una intro muy ambiental, con un teclado minimalista, el cual crea una atmósfera que sirve de presentación para lo que se nos viene posteriormente. Seguidamente, aparecen instrumentos de cuerda para crear un ambiente más épico, obteniendo así una introducción elegante, directa y efectista.

A stoke of magic empieza con un riff de guitarra potente y unas orquestaciones que dan pie a la entrada de la portentosa voz de Terje Haroy, el cuál me recuerda poderosamente a ese tono rasgado del enorme Jörn Lande. Más adelante aparece un estribillo pegadizo con una guitarra potente y un teclado envolvente pero en su justa medida, sin caer en el empalagamiento clásico del power metal. Es una buena carta de presentación, un buen tema heavy/power. El trabajo de Jacob Hansen a los coros va a ser la tónica general del álbum, rayando a un grandísimo nivel. Ya en su tramo final, aparecen unos riff de guitarra muy progresivos.

Steal my crown es un tema que empieza con gran presencia de teclados, abriendo paso a una guitarra tremendamente potente a la par que melódica, con unos registros heavy progresivos muy bien ejecutados. Como veis, estamos ante un álbum muy variado en cuanto a géneros se refiere. Llegamos al estribillo del tema, uno de los mejores de todo el trabajo, con una voz de Terje cercana, tremendamente melódica y con un feeling que alcanza cotas muy elevadas.

Knights in Shining Armour es quizás el tema más powermetalero de esta primera mitad del álbum. El estribillo es uno de los más rápidos del trabajo, con unas guitarras escudadas por un teclado rápido, directo y con un trabajo de voces descomunal. Si tuviésemos la suerte de disfrutarlos en directo, posiblemente esta fuese una de sus fijas en sus setlist. Uno de los mejores cortes de la primera mitad del álbum.

En Birds of prey cambiamos totalmente de tercio. Comienza con una guitarra muy melódica, suave, pero a su vez cuidada y preciosista. Una línea vocal muy hardrockera, y una melodía que coquetea muy de cerca con el AOR. En este tema obtenemos una muestra más de la variedad estilística de la que se compone este trabajo.

Con Your Last Call pasamos a uno de los temas más progresivos del trabajo, con una presencia muy marcada del bajo y especialmente de las guitarras, sobre las que recae el tema. La labor del teclado es discreta, sin sobresalir demasiado, pero ayudando constantemente a crear una atmósfera envolvente que impregna de feeling todo el tema.

Con Particle llegamos a la segunda mitad del redondo y he de reconocer que, para mí, esta segunda parte es mi preferida. Se nos presenta un tema que comienza muy potente, con las guitarras, batería y teclado compartiendo protagonismo y creando una melodía que va a morir en un estribillo tremendamente melódico, pero a su vez potente. Es un trallazo que cabalga entre el hardrock y el heavy metal melódico, con una orquestación de fondo que da más epicidad al tema. Sin lugar a dudas, una de las composiciones a destacar a lo largo del plástico.

Gracias a Indestructable volvemos a un tema potente, directo y con guitarras en una línea progresiva, recordándome personalmente, y salvando las distancias, a combos como Symphony X. El trabajo de Terje y Jacob en este corte, uno de los mejores de todo el compacto, es para enmarcar. Del mismo modo, el buen hacer de Toke a las guitarras, y especialmente de Jonah a los teclados, dotan a la pieza de una garra tremebunda. Otro tema que no debería de faltar en los directos de los daneses.

Para Trascendence los daneses cuentan con la colaboración de Brittney Slayes, la excepcional vocalista de los canadienses Unleash the Archers. Un tema que comienza con un ritmo lento, con protagonismo exclusivo del teclado, pero que pronto da paso a unas guitarras directas, potentes y agresivas que sirven de antesala a la voz de Terje, una vez más, cantando de una forma agresiva y melódica a partes iguales, con una voz que consigue meterse en tus entrañas. Pero… ¡ay amigo! si creías que lo habías escuchado todo, ahí llega Brittney, haciendo gala del chorro vocal que le caracteriza. A modo de respuesta, contesta a su colega desembocando en un preciosista estribillo a dos voces, todo un lujo para nuestros sentidos. Me gustaría hacer mención a la breve, pero exquisita melodía arabesca que Toke sabe sacar de su seis cuerdas, antes de un sólo powermetalero marca de la casa, de lo más cercano al power metal europeo que catalogaríamos como clásico. En este punto, el álbum no para de mejorar, si es que la posibilidad aún está ahí.

Probablemente con Final Hour estemos ante otro de los temas más progresivos, y cuasi experimentales del trabajo. Es de justicia, en este punto, hacer referencia al impecable trabajo que lleva a cabo Morten Gade Sorensen a la batería a lo largo de los 12 temas. Ojito al guiño de Toke a Queen en este tema, ya que estoy convencido de que más de uno se dará cuenta de la referencia a Bohemian Rhapsody.

Y llegamos al tema, a la bomba hipersonora del redondo. World Foregone, o lo que es lo mismo, la oda a la música, a la sinfonía per se. Reconozco que, aún habiéndome costado mucho elegir un tema de los 12 que componen el LP, si tengo que elegir uno, sería éste. Una introducción mayúscula, exquisita, y de un buen gusto musical inconmensurable, que bien podría servir de banda sonora para una película de temática épica. La conjunción guitarra-voz, probablemente, lo mejor de todo este Epitaph. El teclado, siguiendo la línea de todo el compacto, en su justa medida, sin cansar, y estando presente cuando debe de estar. Una orquestación de fondo que crea una atmósfera musical muy difícil de superar, y un Terje demostrando que a día de hoy es una de las voces del panorama heavy/power europeo.

Para acabar, Pyrazame nos ofrecen un tema de más de 12 minutos de duración, con las colaboraciones de Lance King (ex Gemini) y de Matt Barlow (ex Iced Earth), ambos ex cantantes de la formación danesa. The Time Traveller es un tema que alterna partes lentas, pesadas y potentes, con otras más rápidas, directas, powermetaleras e incluso progresivas. El trabajo del piano, digno de destacar, al igual que las partes donde predominan instrumentos de cuerda. 12 minutos de pomposidad musical bien entendida.

¿Te ha gustado el disco? Coméntanos tu opinión en redes sociales, ¡te leemos! Nos vemos en la próxima review.

Producción
9
Innovación
9
Técnica Instrumental
9
Producción
Variedad de estilos
Instrumentalización / orquestaciones de altísimo nivel
Líneas vocales
Colaboraciones
Duración del trabajo, sobrepasa la hora
9
X