Rock y Estética I: El Corpsepaint

Hoy inauguramos una mini-sección de artículos en la que hablaremos de la importancia que tienen ciertos elementos estéticos en la historia, evolución y distribución del rock y derivados. Empezaremos hablando sobre el corpsepaint, su contexto, los principales artistas que lo han empleado y cómo lo han empleado.

Inicios del corpsepaint

Según la tradición helenística, el mundo del arte puede ser clasificado en seis pilares, siendo estos la pintura, la escultura, la arquitectura, la música, la danza y la literatura. Hasta la aparición a finales del S.XIX de los nuevos soportes y medios de expresión, esta clasificación se mantuvo cuasi inalterada, pudiéndose anexarse en la actualidad el cine, la fotografía o las artes gráficas. Y es en la mezcla de la danza y la música donde podemos empezar a rastrear los orígenes históricos del corpsepaint.

Uno de los ejemplos más característicos es el kabuki, una forma tradicional de teatro japonesa caracterizada por la elaboración del maquillaje de sus intérpretes. Este maquillaje es llamado Kumadori y cumple una función narrativa, dotando de personalidad propia a cara actor y permitiendo una mayor inmersión del público y una disociación entre la figura del actor y el personaje al que interpreta.

corpsepaint kabuki
Artistas japoneses de kabuki.

A partir de la década de los 70’s es cuando el hard rock y el heavy metal empiezan a nacer, y un pequeño -pero muy influyente- grupo de artistas empieza a inspirarse en un gran número de fuentes clásicas como el kabuki antes mencionado, comenzando a utilizar maquillaje facial durante sus conciertos en directo.

Arthur Brown es considerado el padre espiritual del corpsepaint moderno. El artista británico empieza su carrera musical dentro de la escena psicodélico-progresiva de finales de los 60’s y ya desde un primer momento empezó a utilizar maquillaje facial junto al elevadísimo conjunto de parafernalias, los cuales iban desde cascos de guerra hasta actuaciones en las que salía completamente desnudo.  Un músico profundamente irreverente y provocador que consiguió influenciar a numerosos artistas.

Arthur Brown durante la década de los 60’s con uno de sus múltiples maquillajes faciales.

Y como ocurre muchas veces, Arthur Brown no fue profeta en su tierra. A pesar de que algunos artistas británicos, como Genesis o David Bowie, hubiesen adoptado esta estética, quienes consiguieron elevarlo a la categoría de arte y convertirlo en sello de identidad fueron bandas americanas. Estamos hablando de Kiss y Alice Cooper, los grandes baluartes del glam rock de los 70’s.

Kiss son, sin lugar a duda, la banda más mainstream y conocida en emplear maquillaje durante sus shows. Fuertemente inspirados por el anteriormente mencionado kabuki, construyen una serie de personajes onstage en los que el maquillaje funciona como muro entre el individuo y el showman. La diferencia entre Genne Simmons y Chaim Witz (nombre real de Gene) está construida fundamentalmente alrededor del maquillaje. Y este fenómeno empezó a crear escuela.

Otro pionero muy importante fue el antes mencionado Alice Cooper. Aunque su corpsepaint solo cubriese sus ojos, sirvió para crear una potente iconografía alrededor de su personaje, distinto a Damon Fournier (nombre real de Alice Cooper). También supuso, junto a su estética, el nacimiento de la iconografía y la estética glam metal que reinaría en los 80’s.

corpsepaint kiss
Formación clásica de Kiss en 1974, año de su disco debut.

El constante reguero de bandas que empleaban maquillaje como eje principal de la estética de la banda continuó en la década de los 80’s y empezó a extenderse por otros subgéneros como el punk. La banda nortamericana Misfits lideró este pequeño reducto de bandas englobadas dentro de la categoría horror punk.

Estas bandas utilizaban maquillaje facial durante sus actuaciones en directo, dentro de una estética y temática fuertemente influenciada por los clásicos de terror de serie B y ciencia ficción de los años 50. Un giro temático de 180º respecto a la vertiente política que tenía el género en los años 70’s, en donde la estética oscura tuvo un papel fundamental.

Misfits en 1982. Su estética oscura tendría una profunda influencia en los años posteriores.

Aunque si hablamos de corpsepaint durante la década de los 80’s el rey y principal impulsor fue el danés King Diamond durante sus años en Mercyful Fate. El artista de proto-black es, sin lugar a dudas, el padrino del corpsepaint dentro del metal actual, siendo el único miembro de Mercyful Fate en emplear este recurso y marcando profundamente a sucesivas generaciones de artistas de multitud de subgéneros, desde el heavy de corte clásico de Avatar hasta la totalidad de bandas de black.

Mercyful Fate en 1984, año del lanzamiento de su opera magna Don’t Break the Oath.

Y a comienzos de los 90’s es cuando estalla e irrumpe de lleno el True Norweigan Black Metal (TNBM). Tal y como mencionamos en el artículo dedicado a la evolución del black, es en este punto en el que el corpsepaint se convierte uno de los pilares del Black Metal. Llegando incluso a adquirir un significado político-religioso, debido a la cercanía de muchos de sus miembros a corrientes satánicas, anti-cristianas y paganistas.

Por primera vez el corpsepaint no es solo un accesorio visual, si no que tiene un significado y una justificación ideológica. Dentro de esta generación destaca un gran número de bandas como Mayhem, Gorgoroth, Immortal, Satyricon o Marduk.

Abbath, fundador de Immortal. Su corpsepaint es uno de los más reconocibles dentro del metal.

Durante los años siguientes el empleo del corpsepaint fue secuestrado por bandas de corte black, siendo muy difícil (por no decir casi imposible) que bandas ajenas a ese género decidiesen emplearlo. Esto se debió probablemente a que los grupos no querían ser asociados con el fenómeno black debido a la mala imagen que el género adquirió debida a los sucesos acaecidos aquellos años.

Pero poco a poco ese tabú se fue rompiendo, y en los últimos años hemos visto una gran cantidad de bandas de géneros muy diversos retomando este recurso. Esta última década hemos asistido al nacimiento y consolidación de bandas como Avatar, Ghost o Tribulation. Todas estas bandas antes mencionadas se encuentran muy alejadas a nivel musical del black metal ortodoxo.

Tobias Forge caracterizado como Papa Emeritus tocando en Coachella 2013.

Sin embargo, el corpsepaint constituye un elemento estético diferencial y fundamental dentro de estos grupos. Es imposible imaginarse a Tobias Forge subir al escenario sin maquillaje. De hecho a lo largo de la historia el personaje de Tobias ha ido evolucionando, desde el primer Papa Emeritus hasta el actual Cardinal Copia. Cada nuevo disco y cada nueva época de la banda incluye un absoluto rebranding del producto. Marketing del S.XXI aplicado al heavy metal.


Esperamos que os haya gustado el artículo. Si os interesan los artículos de historia relacionados con el metal, no dudéis en visitar nuestra sección dedicada a este tema. También podéis dejarnos un comentario en el artículo o comentarlo en nuestras redes sociales.

X