El punk nace en los 70. Musicalmente hablando es el heredero del garage rock de los 60, pero culturalmente se considera una corriente contraria a todo el movimiento hippie de los 60. En los inicios, el punk fue un movimiento importante, no solo culturalmente, si no en la industria de la música y el mainstream. Por ejemplo, bandas como Sex Pistols y The Clash en Gran Bretaña y The Ramones o The Damned eran probablemente las bandas más importantes de la escena en su momento.

El punk no dejó de ser relevante en la cultura mainstream de los 80. Surgieron otras bandas importantes como Dead Kennedys o The Exploited, y perduró en la década de los 90 con subgéneros tan conocidos como el skate punk. Incluso estuvo presente a principios del nuevo milenio con el pop punk, hasta que paulatinamente la popularidad del género pegó un bajón.

En el artículo de hoy nos centraremos en ver cuál es el papel del punk en estos momentos y qué bandas son las más relevantes.

La escena en Estados Unidos

Como comentábamos anteriormente, la última escena que ha dominado el punk en Estados Unidos es la del pop punk. Desde que en 1999 Blink 182 sacara el Enema of the State, el pop punk engulliría toda la escena del punk más mainstream, surgiendo bandas como Good Charlote, Simple Plan, New Found Glory o SUM 41.

Todas estas bandas fueron relevantes durante esa década, pero hubo un estancamiento dentro del subgénero del pop punk puesto que durante finales de la primera década de los 2000 no surgieron nuevas bandas.

Todo esto cambió en 2010, ya que en esta nueva década volvieron a surgir una nueva ola de bandas relevantes como State Champs, Knuckle Puck, The Story so Far o Neck Deep, así como nuevas discográficas independientes como Fearless o Pure Noise Records.

El resto de la escena punk se ha refugiado principalmente en 3 discográficas: Epitaph Records y sus dos subsidiarias Hellcat Records y Fat Wreck Chords. Estas tres discográficas, dirigidas por miembros de Rancid, NOFX y Bad Brains, aglutinan la mayoría de bandas jóvenes relevantes que componen el panorama del punk estadounidense y que no tiene un género predominante, ya que encontramos desde bandas de ska, como The Interrupters, a bandas de skate punk como Teenage Bottlerrocket.

La escena en Reino Unido

Quizás la escena que más ha cambiado es la de Reino Unido. En la década de los 70 fue el género que reinó las islas, pero tras la decadencia de las grandes bandas, como The Clash o Sex Pistols, el punk fue perdiendo relevancia hasta ser un movimiento marginal, siempre ligado a un sector concreto como el anarcopunk o el Oi!.

Aún así han surgido bandas que han cambiado radicalmente el panorama y, aunque musicalmente no pueda decirse que son puramente punk, se puede decir que conservan la actitud de la incorreción y el do it yourself, generando cada día más relevancia en el panorama del rock britanico. Pero tampoco es que en esta escena haya mucha unidad o patrón, si no que son bandas muy distintas entre sí y bastante únicas. Las dos más relevantes son Idles y Slaves.

Idles sería el prototipo de esta nueva generación de bandas. Esta banda, pese a estar formada en 2009, debutó en 2017. Desde su disco debut Brutalism no han parado, sacando tres discos en tres años, los cuales se caracterizan por sus letras provocativas y un directo simplemente brutal.

Slaves es un duo formado por Isaac Holman y Laurie Vincent. Esta banda es bastante peculiar y se caracteriza por unas melodías bastante simplonas pero a la vez directas por su peculiar y enérgico modo de tocarlas. Y es que una de las cosas que más llaman la atención de esta banda es como Isaac utiliza las baquetas del revés.

La escena en Australia

Tradicionalmente, la escena australiana ha sido bastante reducida. Nació del llamado pub rock, música bastante simple que se tocaba en locales. Estas bandas no han llamado nunca la atención puesto que no había grandes discográficas que apostasen por ellos o no disponían de los medios para producir un material comercial. Pero, en los últimos años, han surgido bandas que cada vez han llamado más la puerta a la relevancia internacional.

Entre ellas, nos encontramos el caso de The Chats, una banda que se hizo viral tras el lanzamiento del sencillo Smoko para su álbum debut. Este fue un hecho insólito dado que el videoclip estaba realizado con un presupuesto de unos 5 dólares. Llegó hasta tal punto su viralización que llegó a manos de gente como Dave Grohl o Josh Homme, que los contrataría como teloneros de QOTSA en 2018.

Y es que The Chats tienen ese aire gamberro y simple del punk de la primera ola, melodías simples de tres acordes, letras gamberras y cortas.

Otra de las bandas mas relevantes de la escena sería Amyl and the sniffers, una banda que combina el pub rock con sonidos del riot grrrl de los 90.

Como veis, aunque de manera diferente el punk sigue teniendo relevancia en la música actual, y aunque mas pausadamente han ido surgiendo en los últimos años bandas que mantienen su espíritu vivo, ¡el punk no ha muerto!

X