Desde los 80, los videojuegos siempre se han acompañado de una melodía para hacer una experiencia de juego más enriquecedora y menos monótona. Con el paso de los años, estas melodías rudimentarias y simples por las tecnologías del momento fueron evolucionando hasta alcanzar incluso el grado de bandas sonoras con orquesta, como si de una superproducción de Hollywood se tratase. En este artículo analizaremos cómo las empresas desarrolladoras han tratado las bandas sonoras de sus juegos.

DOOM e id Software

Empezaremos hablando de Doom, un juego bastante antiguo y uno de los pioneros de los shooter en primera persona. También hablaremos de la compañía que lo desarrollo, la famosa id Software.

Este juego nació en 1993 tras la revolución que había causado otro juego de la compañía, Wolfenstein 3D. Doom fue un juego muy similar, con la novedad de que el apartado de sonido y las ambientaciones estaban mucho más desarrolladas.

Pero su sonido y banda sonora se verían lastrados por la primitiva tecnología 8 bits de la época. Aun así, su banda sonora original se convertiría en un icono en la cultura popular. Cabe destacar que fue creada por Bobby Prince, el cual se basó en bandas como Pantera, Slayer o Alice in Chains.

La saga cayó en el olvido a finales de los 90 y no sería hasta 2004 que saldría la siguiente secuela, Doom 3. Inicialmente iba a ser Trent Reznor, cantante y fundador de Nine Inch Nails, quien se encargase de la banda sonora y la música. Pero, en un momento final, cambiaron de planes, dejando a una banda de rock alternativo llamada Tweaker la creación de un tema principal y centrando el sonido del juego en un sonido ambiental y sin música.

Pero la revolución en id Software se produciría años después, ya que desde 2014 todos los juegos de la compañía contarían con Mick Gordon como compositor principal de sus juegos. Gordon enfocó su música en una mezcla de metal industrial y electrónica con otros sonidos como el djent. Llegó a contar incluso con el famoso Fredik Thorendal, guitarrista de Meshuggah, para la banda sonora del Wolfenstein.

La calidad compositiva de Gordon no tardaría en ser premiada y, en 2016, con el segundo reinicio de Doom, ganaría multitud de galardones especializados e incluso un BATFA a la mejor música en videojuegos. Y es que se ha convertido en uno de los compositores de videojuegos más reconocidos y premiados, siendo su ultimo trabajo DOOM Eternal como uno de los más aclamados con incluso millones de reproducciones.

League of Legends

League of Legends es uno de los juegos que ha roto muchas de las fronteras revolucionando el mundo de los e-sports. Pero, a parte de todo lo que ha hecho respecto a los videojuegos, League of Legends también ha revolucionado el mundo de la música en términos de creación digital.

Y es que en 2014, aprovechando la temática de ciertas skins del juego, crearon el grupo Pentakill. Esta banda es similar Gorillaz, siendo una creación formada por algunos de sus personajes: Olaf, Karthus, Yorick, Sona, Mordekaiser y Kayle, a los que les prestarían su voz y música artistas sin acreditar. Su primer disco, Smite and Ignite, mezclaba temática del juego, ya que las canciones presentan nombres de objetos, como Last Whisper o Thornmail. Cabe destacar el gran rango de géneros desde el power al industrial o al heavy metal mas clásico. El grupo sería retomado en 2017 con su segundo álbum, Grasp of the Undying, repitiendo la formula con los mismos elementos.

Pero el poder de creación de League of Legends no se quedaría ahí, y es que nuevos grupos han surgido a partir de ahí. Por ejemplo, es el caso de True Damage, el cual está enfocado a la música urbana mezclada con hip hop o KDA, un grupo enfocado más al pop tradicional con elementos del Kpop. También hay que mencionar a Seraphine, siendo un pop muy electrónico. A diferencia de Pentakill, estos grupos sí contarían con artistas acreditados y con actuaciones en vivo en las finales del mundial, creando un espectáculo donde mezclarían elementos del juego con una actuación real en vivo.

Tony Hawk´s Pro Skater

Por último, estaría el formato más tradicional, donde el juego presenta una banda sonora compuesta por canciones de grupos reales de la escena. Uno de los juegos más icónicos que ha presentado esta fórmula es la saga de Tony Hawk.

Este juego ha presentado, desde sus primeras entregas lanzadas a finales de los 90 e inicios del 2000, una combinación entre el típico skate punk con grupos del momento, como Millencolin o Lagwagon, con hip hop, como Naughty by Nature, Mos Def o Public Enemy, y con metal variado desde un metal con bandas como Papa Roach a rap metal con Rage Against the Machine.  Esta combinación les ha valido para ser considerados como una de los mejores soundtracks de la industria.

En su reebot lanzado recientemente, contaría también con grandes bandas del panorama actual como Machine Gun Kelly, Fidlar o Pkew Pkew Pkew, repitiendo la tan exitosa fórmula.

Y hasta aquí el artículo de hoy. ¿Recuerdas algún otro juego que tuviera una banda sonora relacionada con los géneros de los que hablamos? Se han quedado muchos juegos en el tintero, y quizá algún día volvamos a hablar de la música en los videojuegos.

X