hidden track

La historia oculta de los discos: los hidden tracks

Desde que los discos se comercializaron y se convirtieron en un estándar en la década de los 50, los llamados LPs, o lo que es lo mismo un disco de larga duración, se han convertido en la pieza fundamental para la música y los grupos. De hecho, suelen ser mayoritariamente el eje fundamental de su carrera, con el que estructuran sus giras y elaboran sus setlist. Estos LPs suelen estar conformados por 8, 10, 12 o incluso más canciones, acreditadas y que, en sus formatos físicos, venían con el típico cuadernillo de letras.

Pero, como todo en esta vida, los discos esconden una historia oculta. Algo así como un paso más allá, del que solo aquellos que escuchan atentamente se percatan, puesto que de una manera intencional se la intenta ocultar al público casual. Hoy os hablaremos de la historia de los hidden tracks, o canciones ocultas.

Los hidden tracks

Un hidden track, como su propio nombre indica, es una pista que no está acreditada en el tracklist. Suele estar oculto entre otras pistas del disco, y suele empezar tras una pausa, indicando implícitamente que se trata de otra pista. Suelen estar asociados a los formatos físicos de los discos, tanto vinilos como su auge en los CDs.

Pero, ¿por qué ocultar un track? ¿Qué sentido tiene? Como muchas cosas en esta vida, el origen de estos hidden tracks tiene que ver con un error, más concretamente con un «accidente«. Y es que en 1969, John Kurlander, que por aquella época era un asistente de grabación, fue encargado de destruir una cinta con la grabación de los Beatles, la cual albergaba un track titulado <<Her Majesty>>. Esta destrucción la ordenó Paul McCartney, pero debido a las políticas de EMI respecto a que no se podían eliminar grabaciones de canciones de los Beatles, dejó la grabación apartada al final de los otros tracks, junto con una nota para el productor encargado de hacer la mezcla final. Debido que este no entendió la nota, el resultado fue que se incluyó en el LP la canción <<Her Majesty>>, justo 30 segundos después del supuesto final titulado <<The End>>, convirtiéndose en el primer hidden track en la historia de la música.

hidden tracks

Este fenómeno se acrecentó durante la era del CD, es decir, en la década de los 90 y el principio del siglo XXI, con un formato diferente. Era muy habitual acabar un disco y que en el outro, el último track del disco, dejar un espacio grande de silencio, y justo cuando se diese la sensación de que se ha acabado la canción, introducir este track. Nirvana, uno de los primeros que recuperaron esta extraña costumbre a principios de los noventa, publicó en su disco Nevermind, una vez acabado «Something in the Way», su hidden track <<Endless, nameless>>, justo exactamente 10 minutos después de que el silencio apareciese.

Hubo también muchas bandas de nu-metal de finales de los 90 y primeros años de los 2000 que utilizaron hidden tracks. Así, Korn en la mayoría de sus discos tiene uno justo al final con diferentes temáticas, siendo uno de los más raros <<Earache My Eye>>. Este track está basado en un número humorístico del dúo estadounidense Cheech y Chong. También me gustaría destacar la cover de <<One>> de Metallica en el final de See you on the other side.

Otros como Limp Bizkit lo utilizaron de una manera más particular. Por ejemplo, en su primer disco Three Dollar Bill, Y’all $, se puede escuchar la canción de su demo <<Stereotype me>> justo después de su famosa cover de Faith.

Sin embargo, estos hidden tracks fueron fenómenos curiosos sin llegar a ser algo generalizado que hacían los artistas, por lo que finalmente desaparecieron junto con el formato físico.

Bonus track y versiones internacionales

Otra de las pequeñas rarezas que encontramos en los discos es que a menudo salen ediciones especiales con contenido extra. Esto está generalmente incentivado por la industria musical ya que, al volver a relanzar el disco con nuevo material, motiva su compra una vez ha pasado el tiempo y se ha pasado la novedad del nuevo álbum.

Por ejemplo, la edición especial del disco de Nirvana In Utero, tanto la europea como la japonesa, tenía un hidden track especial llamado <<Gallons of rubbing alcohol flow through the strip>>.

Pero, por algún extraño motivo, hay una edición que siempre incluye este tipo de material: las versiones japonesas de los discos suelen traer siempre tracks especiales. Esto es debido a que, por temas de costos de importación, los discos incluían contenido inédito para que tuviesen un incentivo de compra. Bandas como Pain of Salvation o Sonata Arctica cuentan con este tipo de tracks, muchas veces poco conocidos y no disponibles en las plataformas de stream.

Estas versiones han perdurado en el tiempo, e incluso bandas actuales tienen pistas especiales en su versión japonesa, como por ejemplo el disco de Code Orange, I am King tiene un track especial llamado <<Visions of Colour>>.


¡Muchas gracias por leer este artículo! Esperamos que os haya gustado leerlo tanto como a nosotros escribirlo. No dudéis en comentar y en seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook: facebook.com/RiffValleyEs
Instagram: instagram.com/riffvalleyes
Twitter: twitter.com/Riffvalleyes
Telegram: t.me/RiffValleyES

X