2020 ene feb

Mejores discos mainstream de enero y febrero 2020

¡2020 está siendo un año de locos con muchos álbumes interesantes! Por aquí os dejamos un listado con los discos de enero y febrero que nosotros, personalmente, destacaríamos.

Killus: en la escena española hay que rendirse a Killus. Su nuevo álbum “Devipsh Deeds” está arrasando allí a donde va, con un metal alternativo o industrial, dependiendo un poco de la canción en cuestión. Con un vocalista nuevo de voz madura y perfectamente ensamblada en cada canción, este disco muy cañero sigue contando con arreglos electrónicos, riffs con mucho gancho y unos estribillos muy bien ejecutados. Además, tras haber firmado (quizás) su mejor álbum, da la sensación de que estos chicos no han tocado techo.

Polaris: los chicos de Polaris nos traen en este 2020 su “The Death Of Me”, su segundo trabajo de metalcore moderno sensacional lleno de riffs contundentes y una guitarra solista con mucho gancho. El disco se hace muy corto y los singles se acaban antes de que te percates, aunque es cierto que quizás no sea un álbum tan brillante como lo fue “The Mortal Coil” en 2017. Se trata de un álbum adecuado al momento en el que se encuentra el metalcore actual debido a sus riffs con mucho groove, estribillos melódicos y finales por todo lo alto con un solo o de vuelta a uno de los riffs cañeros del principio.

Hollywood Undead: es verdad que se trata de una banda con un producto muy comercial que tiene millones de seguidores en todo el mundo, pero es necesario hacerle justicia a una banda moderna que propone algo diferente en un mundo cada vez más saturado de bandas. Hollywood Undead, con su “New Empire, Vol. 1”, vuelve a estar en el centro de atención con su famoso rap fusionado con rock/metal y efectos electrónicos de lo más modernos. En definitiva, un álbum con muchísimo gancho, por momentos bastante cañero y melódico, el cual conectará con mucha facilidad con oyentes que busquen propuestas alejadas del metal extremo y gutural.

Kvelertak: esta reconocida banda de un estilo único ha publicado su 4º disco “Splid”, un álbum que recupera bastante la esencia que había perdido con su anterior LP “Nattesferd”, un disco errático para la formación noruega. Así es, Kvelertak gira de nuevo y regresa al viejo estilo que tanto reconocimiento le dio a la banda en el pasado. Splid recupera una voz cruda con el nuevo cantante, unos riffs y un sonido que mantienen el estilo rockero que siempre han tenido pero que vuelven a los singles más cañeros y, sobre todo, al blast beat de la batería con punteo blacker. Además del inicio intenso que proponen, dejan dos de los mejores singles para el final, acabando el disco por todo lo alto.

Sons Of Apollo: sin duda alguna, el disco “MMXX” está llamado a ser uno de los discos del año 2020. Este disco de metal progresivo ha encontrado la fórmula y Sons of Apollo ha realizado un álbum brillante en todos los aspectos: riffs cañeros, arpegios armoniosos, una voz polivalente con diferentes registros encajando a la perfección y una sensación de que canción tras canción el disco va a mejor. Además, se van alternando temas más directos con otros, con un desarrollo progresivo magnífico, dejándote con el gran tema al final cerrando un disco espectacular.

Reflections: esta banda ha irrumpido de nuevo en la escena musical con su último trabajo “Willow”. Si me permitís el comentario, se tratará de uno de los poquísimos trabajos en todo 2020 que cuenten con una afinación tan grave, siendo contenido profesional y no un producto para hacer reír en Youtube. Bromas aparte, esta banda de deathcore parece haber subido un peldaño más en cuanto a sonido de ultratumba y han publicado un LP realmente bruto y proveniente del mismísimo averno. La gravedad y crudeza de su sonido combinan a la par con un vocalista con unos growls tanto graves como agudos, contando con una producción espléndida que dudo que pueda llevar a cabo en directo. Además, a pesar de los punteos prototipos del djent, estos chicos son capaces de armonizar con pequeños detalles técnicos y melodías ambientales que son, sin lugar a dudas, la calma después de la tempestad. Este grupo recuerda, dadas las similitudes, a Vildhjarta y a Black Tongue, dos bandas con un sonido bastante propio y demoledor.

Svart Crown: sin lugar a dudas, “Wolves Among The Ashes” es un trabajo de death metal blackened que ha conseguido un estilo muy personal que lo hace uno de los discos destacados del 2020. Es un disco lleno de riffs que evocan muchos sentimientos y con muchos altibajos, con la capacidad para llevar al oyente al éxtasis.

Oberst: estos chicos han irrumpido en el panorama musical con un disco de hardcore melódico llamado “Paradise”. Este álbum es maravilloso por los feels que hacen sentir con cada arpegio y con cada riff. Muy vitalista y emotivo, siendo ésta última la característica principal y obligatoria del género. Por todo ello, es un trabajo que conecta muy fácil con el oyente y, sobre todo, con los amantes del hardcore melódico, que lo considerarán una auténtica perla del 2020.

Lost Society: su último trabajo “No Absolution” es un disco muy bueno dado el carácter directo, contundente y lleno de riffs que tienen un groove sensacional. Su guitarra solista, además de brillante, luce mucho con cada solo y punteo que usa para introducir una nueva estructura. No obstante, es un disco de luces y sombras, empezando por el sonido que tiene: un sonido propio del metalcore y unas fórmulas que han sido más que explotadas estos últimos años por la mayoría de bandas del estilo. Es inevitable escuchar este disco y pensar en Lamb Of God (según qué canción) o en cualquier otra banda de metalcore que hayas escuchado previamente. En cualquier caso, y haciendo un poco de justicia al disco, diré que personalmente es un disco completo y muy trabajado que tiene, en su mayoría, singles sensacionales pero quizás deje la sensación de haberlo escuchado antes.

Orthodox: en el mundo del hardcore, Orthodox avanza con paso firme y se consolida en la escena con el disco “Let It Take Its Course”, el cual es bastante corto pero no por ello menos interesante. En apenas 30 minutos demuestran lo complejo que es el panorama del hardcore con 11 singles de lo más variados entre sí. Podemos encontrar singles rápidos, lentos, riffs machacones, riffs más ágiles y una batería muy diferente según la canción e, incluso cerrando el álbum, nos deleitan con un single de voz y piano precioso que sorprende por su naturaleza tan dispar con respecto a todo el disco. Todos estos aspectos tienen una característica en común; ¡la contundencia!

Deliverance: esta pequeña banda francesa es el reflejo de lo que es el metal hoy en día: un cúmulo de influencias de muchos estilos que convergen en un grupo para dar lugar a trabajos como el “Holocaust 26: 1-46”. Se trata de un álbum híbrido entre el black metal y lo que parece ser una especie de doom sucio o sludge. Estos chicos han mezclado los conceptos del black (punteo y acordes, voz gutural muy desgarrada y aguda, los blast beat…) con ritmos más propios del doom, ritmos lentos y pesados donde la voz cambia, se vuelve más profunda y grave o incluso paran el tempo de los singles para dar paso a un momento de melodías tenues de guitarra, creando una atmósfera sensacional. Este disco apunta a ser un destacado del año 2020.

Wasted Struggle: su último trabajo, “Agenda Of Fear”, es un manual sobre cómo hacer música hardcore/crust/mathcore. Un disco realmente espectacular condensado en 19 minutos eléctricos, intensos, lleno de cambios de ritmo, arpegios y acordes turbios con una batería terriblemente enérgica y frenética.

Beneath The Massacre: el “Fearmonger” es un álbum de deathcore técnico y, seguramente, de los más técnicos que veremos en este 2020. Un álbum muy completo, sin tregua, ya que cada canción es un auténtico frenesí y un aluvión de notas que a veces culminan con sensacionales breakdowns.

Intronaut: “Fluid Existential Inversions” es uno de los discos más traviesos del 2020, una auténtica caja de sorpresas envuelta en metal progresivo lleno de recursos y sonidos muy variados que enriquecen constantemente el álbum. Guitarras con distorsión y voz rasgada dan paso a paisajes propios del post-metal con guitarras limpias y voz melódica.

Higher Power: «27 miles underwater» es el segundo disco de la banda donde nos demuestran ese hardcore enérgico que acostumbran a hacer, cercano al estilo que podemos ver en grupos como Angel Du$t o Turnstile. Podemos encontrar un sonido más maduro con una mejor producción, y con un sonido y estribillos aún más melódicos. Solo nos queda decir: FREAKS WHERE YOU AT??

Satyr: en «Locus», su disco debut, nos muestran algo trepidante, frenético, con cambios de ritmo y voz entre melódica y screams constantes que hacen de él un álbum totalmente imprevisible y que se antoja hasta corto. Mantened un ojo en estos chicos porque son una de las bandas que vienen pisando fuerte dentro del mathcore.

X